13 mayo, 2006

Sueños de una tarde de Primavera

Digamos que tuve una semana estresada. Por lo menos físicamente (dos partidos de fútbol 7 y uno de fútbol sala, no estoy aostumbrado).

Eso sumado al desfile de paso de ecuador de medicina (del que quizás debería hablar, lo haré (quizás) cuando tenga todas las fotos), conllevó que el Jueves a la tarde estuviera quemao, rendido, abatido, etc. Así que me decidí a dormir una pequeña siesta.

Bueno, técnicamente sueñecito, ya que una siesta por definición es algo corto, media hora aproximadamente, y lo mío fué más bien hora y media. Y en esa hora y media de descanso parcialmente reparador, tuve un sueño.....un sueño perturbador..... Intentaré transcribirlo lo más fielmente que pueda:


Empezó el sueño, ¿cuando?, no sabría decirlo. Lo cierto es que ahí estaba yo, en las tierras de mi mente, embebido en una historia totalmente surrealista. Era yo jugando a un juego kill'em up en primera persona, pero en un escenario típico de una misión multijugador (osea, cutre, sin muchas texturas, y menos volúmenes, y mnos aún leyes físicas que se cumplan), y estaba apostado en una ametralladora fija. Delante mía el escenario, que constaba de el vacío, la pasarela en la que estaba, y una rampa (adimensional por supuesto, osea, un rectángulo) ascendente que daba a un lugar que se perdía de mi línea de visión.

Y ahí estaba yo, apostado en mi ametralladora. Que no la veía, era un juego cutre, pero sabía que mi arma era una ametralladora. Y esperaba, sabía que tenía que esperar, pero no a qué. Y entonces apareció por la rampa, bajaba a matarme! Era un ingenio biomecánico, de cintura para arriba hombre, de cintura para abajo la oruga de un tanque en miniatura, brazos mecánicos diseñados para acabar conmigo, piel metalizada, cabeza con visor integrado. Estaba claro, era Jean Claude Van Damme!!!!!

Yo SABÍA que era JCVD, aunque no se le parecía. Y no, no era un personaje controlado por JCVD, era ÉL. Enfín, se acercó y tuve que matarle (Eso sí, no sin que antes mi barra de vida apareciera bajando hasta la mitad, y eso que no observé que realmente me atacara).

El caso es que lo maté, SI! Y volví a esperar, no sé por qué. Y tras lo que pareció una eternidad, volvió a aparecer Jean Claude!! El muy cabrón, no le llegó con morir una vez. Así que lo volví a matar (obviamente). Pero ya no me servía con esperar....sabía de donde venía....

Así que subí por la rampa, y al llegar al siguiente nivel giraba a la izquierda, y daba a una especie de puertas batientes, como las del oeste, sólo que más grandes y de metacrilato, y no las consguí abrir. Entonces me acordé de que en otro sueño había estado allí y me había pasado lo mismo, pero repensé "JCVD las atravesó, así que si él puede, yo puedo", y cogí carrerilla y conseguí que se abrieran.

A continuación el camino flotante giraba a la derecha, y llegaba a un gran vacío, más allá del cual se veía un arco y el cambio de escenaio. Y al borde del barranco había una flecha iridiscente mística en el sueño. Estába claro! Había que ponerse encima de la flecha la cual me impulsaría a través del barranco para llegar al otro lado. Dicho y hecho (obviamente no me hice daño al caer, era un juego). Por aquí debería de haber venido JCVD, no había otro camino! Y entonces pasé por el portal de cambio de escenario.

Y el siguiente escenario era como un escenario del Sonic, con los míticos aros/moneda girando sin cesar esperando a que los cojas místicamente. Y ya no era yo, si no una chica del colegio llamada Cecilia, pero era yo, osea, yo era ella, y a la vez yo, y a la vez el personaje (si, yo también soy trinidad), y oía la voz de mi madre (osea, la de Ceci) decirme en alto (supongo que desde detrás mía en el PC) que siguiera, que era por aquí. Y yo le contestaba (Yo, Ceci) que no, que por aquí ya había estado y que JCVD no estaba aquí. Lo cual por otra parte no tendría sentido, porque hubiera cogido las monedas!!

Y en esas diátribas me encontraba, cuando el eternamente odiado y a la vez indispensable despertador sonó y me despertó de tan fascinante sueño



Sé que no es un sueño muy interesante de contar, no por lo menos tanto como el sueño de cuando Jason X atacó el Colegio Martín Códax, pero me ha impactado. Por su surrealismo, por lo bien que me acordé después de muchos detalles, por como pude soñar tanto en tan poco tiempo (90minutos), por enfrentarme a JCVD "en persona", por luego ser yo y a la vez Cecilia (que manda narices)....

1 Comentario(s):

A las 13 mayo, 2006 11:51, Anonymous Noralba escribió...

Así que estás estresada eh? xD

Sobre el sueño si que es algo surrealista, pero esos sueños son los molan ;)

Con respecto a lo de que te llamó la atención soñar tanto en tan poco tiempo... no fue tan poco tiempo y es absolutamente normal. Cuando recuerdas un sueño cuando te levantas por la mañana la gente normal solo recuerda las últimas cosas que han estado soñando, hay teorías que dicen que como mínimo todos tenemos entre 3 y 4 sueños distintos en una noche.

Esto también demuestra la estupidez de la psiquiatría ya que según la marimacho esa que nos daba el año pasado bases psicológicas sólo se sueña en la fase REM (que según los ciclos del sueño sería imposible alcanzarlo en una hora). Yo siempre le dije que yo empezaba a soñar desde el mismo momento que cerraba los ojos y que lo tenia mas que demostrado cuando algo me despertaba nada más dormirme o incluso cuando duermo una siesta de 10 minutos (las siestas de 10 minutos son las mas divertidas ;) )

Conclusión: soñar es un placer y por ende dormir también lo es... ¡NO A LA VIDA NOCTURNA!

 

Publicar un comentario

<< Home